Evolución de la jirafa

evolucion de la jirafaLa jirafa es originaria de África, con más de 50 millones de años, pero también recorrieron  Europa y Asia. Se cree que las jirafas se introdujeron en Asia hace unos 15 millones de años. No hay muchos fósiles de las primeras, pero sí información suficiente para que los científicos puedan llegar a algunas teorías sobre su evolución. El fósil más antiguo que ha sido identificado es de aproximadamente 1,5 millones de años.

Es probable que las primeras jirafas se parecieran a los ciervos y fueran más pequeñas que en la actualidad. Sobre el desarrollo de su cuello hay varias ideas. Muchos creen que se produjo lentamente, a menudo en que los árboles donde vivían se hacían cada vez más altos. Este proceso se llevó a cabo para permitir que pudieran seguir alimentándose de ellos.

Esto se conoce como la Teoría de Lamarck y se introdujo en 1808. Es posible que la comida en el suelo fuera escasa y que estos animales fueron instintivamente levantando sus cuellos tan alto como podían para llegar a lo que allí había. Con el tiempo, el tamaño de los cuellos fue más largo para permitir este método de adaptación y supervivencia.

Charles Darwin tuvo otra teoría acerca de la supervivencia del más apto. Él creyó que algunas de las jirafas tenían una mutación genética que les permitió desarrollar cuellos más largos. Estos individuos fueron capaces de comer más, por lo que eran más fuertes.

Así los patrones genéticos se transmitían a los demás. Aquellos que no podía conseguir lo suficiente para comer, no eran lo suficientemente fuertes para poder aparearse con las hembras y finalmente murieron sin tener a quien transmitirles sus genes.

Otra teoría es que los cuellos de los machos se hicieron más largos con el fin diferenciarse de las hembras. La mayoría de los investigadores no defienden esta idea pues no se ha podido probar.

En 1996 una nueva teoría ofreció un nuevo ángulo de vista. En lugar de que fueron los cuellos los que crecieron, tal vez era las piernas que fueron capaces de darles la altura adicional requerida. También podría haber sido una combinación de ambos para ayudarles a soportar el peso corporal.

Lo más sorprendente acerca de la evolución de las jirafas es que su anatomía interna también se modificó. Con el fin de soportar el cuello se tuvieron que desarrollar hombros y músculos más fuertes. También un corazón complejo y un sistema cardiovascular increíble para que la sangre no llenara sus cerebros cuando se inclinaran para beber.

Tal vez algún día vamos a tener más respuestas acerca de la evolución de la jirafa. De esta forma podremos saber con certeza su pasado y cómo han llegado a ser las asombrosas criaturas que se conocen y admiran hoy en día.