Hábitat y distribución de la jirafa

Las jirafas son nativas de África, viven tanto en los pastos como en bosques y llanuras abiertas. Mucha gente asume que, dado a que su alimentación son las hojas de la cima de los árboles vivirían bien en los bosques espesos, pero esto solo constituiría un obstáculo para ellas debido a su altura.

par de jirafasUna jirafa necesita cerca de 50 millas cuadradas de área y a menudo las comparten con otras especies. Solo lucharán por la fuente de alimento cuando este no sea abundante.


Su hábitat natural se encuentra en constante disminución debido a los seres humanos que hacen carreteras y otros tipos de construcciones en estos terrenos.

Hay muchos refugios en toda África donde las jirafas están bien protegidas de la caza o destrucción del hombre. Ahí pueden vagar libremente. Con el fin de ayudar a financiar estas zonas a menudo albergan safaris y permiten visitas guiadas en jeeps a través de terrenos preparados con esa finalidad.

Están acostumbradas a ver gente en su entorno y por lo tanto no les temen. Muchos investigadores van hasta su hábitat para observarlas.

Parecen prosperar en áreas donde hace mucho calor y disfrutan de los espacios amplios y abiertos que les permitan ver a larga distancia. No suelen pastar alrededor de los alimentos sino que se mueven con rapidez. El hábitat de una jirafa debe permitirle moverse libremente y cuando los seres humanos ponen les límites esto les afecta.

Entre las amenazas para su supervivencia se encuentran los brotes de la peste bovina.

Este tipo de infección viral no se puede curar y sólo ocurre en el medio natural. Se cree que el virus lo contraen a través del agua que consumen. Se conoce que ha llegado a acabar con manadas enteras.

Las jirafas parecen adaptarse bastante bien a una variedad de ambientes, siempre y cuando sus necesidades básicas sean satisfechas.


Para la mayoría de nosotros el único lugar en el que la veremos será en el zoológico. Esto tiende a dar la impresión de que están en peligro de extinción, pero en realidad todavía hay un número significativo de ellas en el medio natural.

El cautiverio está preparado para imitar el hábitat natural y sentirse en un ambiente similar al vivido en estado salvaje. No obstante, la mayoría de ellas son nacidas en ese medio y no tomadas de la naturaleza.